Preacher

Exchange

Homilías Dominicales

Please support the mission of
the Dominican Friars.

HOME
FIRST IMPRESSIONS
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
General Intercessions
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Breath Of Ecology
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Preaching Essay
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

Homilías Dominicales Archivo

Impresora amigable

III Domingo del Tiempo Ordinario (ciclo C)

Lecturas: Nehemías 8, 2-4. 5-6. 8-10 / Salmo 18 / 1 Corintios 12, 12-30 / Lucas 1, 1-4; 4, 14-21


 

Para muchas personas la misa dominical es la única oportunidad en toda la semana de escuchar o leer las Sagradas Escrituras o por lo menos estar expuesto a una lectura bíblica.  En nuestros tiempos modernos la Biblia es considerado por muchos tan solo un libro antiguo y sientan que leerla es un esfuerzo que exige mucho tiempo y que es difícil de entender. 

 

Antes de criticar semejantes situaciones, vale más buscar la manera de reforzar en las personas la experiencia de Dios y aclarar las distintas y asequibles maneras de encontrar a Cristo en su propio entorno y cotidianamente. La lectura de la biblia es una manera eficaz de alimentar el espíritu y que queda dentro del alcance de casi todos.

 

En la primera lectura y la lectura del evangelio según san Lucas, recibimos dos ejemplos llamándonos a un aprecio renovado y dependencia profunda de la Sagrada Escritura como un medio esencial para la transmisión de nuestra fe de una generación a la otra. Además, la palabra escrita llevada en la biblia es capaz de guiarnos y recordarnos del gozo de ser hijos e hijas de nuestro amado Creador por enseñarnos la promesa de la salvación de Dios en Cristo Jesús.    

 

La primera lectura del libro de Nehemías nos da un relato con lujo de detalles de la lectura de la ley de Dios al pueblo y su impacto a la comunidad reunida. Parece que es mayormente un momento para enseñar la gente sobre el significado de la ley pero en verdad la Sagrada Escritura sirve para unir y formar el pueblo y fomentar el gozo de haber sido llamados a renovar y celebrar su relación predilecta con Dios. Al escuchar la lectura del sacerdote Esdras, todos se rompieron en lágrimas pues reconocían que andaban perdidos pero ahora fueron recordados de la razón de su existencia.

 

En la lectura del evangelio, san Lucas deja claro que nuestra fe exige la atención de la comunidad cristiana para guardar y transmitir a la nueva generación el depósito de la fe y la verdad de Jesucristo que hemos recibido de las generaciones anteriores. Como explica el evangelista, se trata de un deber sagrado y un esfuerzo comunitario:

 

“Muchos han tratado de escribir la historia de las cosas que pasaron entre nosotros, tal y como nos las trasmitieron los que las vieron desde el principio y que ayudaron en la predicación. Yo también, ilustre Teófilo, después de haberme informado minuciosamente de todo, desde sus principios, pensé escribírtelo por orden, para que veas la verdad de lo que se te ha enseñado” (Lucas 1, 1-4).

 

El medio es la biblia, la Sagrada Escritura, el mensaje es el amor de Dios hacia su pueblo y la nueva alianza; el mensaje es el amor de Dios en la persona de Jesucristo. Así llegamos a distinguir mejor entre la palabra escrita y predicada y la Palabra, el Verbo Divino: lo escrito nos transmite y nos narra lo que Dios ha hecho y hace y promete hacer y es Jesucristo, la Palabra de Dios hecha carne que nos salva.

 

El papa emérito Benedicto XVI nos da la razón en la Exhortación Apostólica Postsinodal, Verbum Domini:

 

“La Palabra divina, por tanto, se expresa a lo largo de toda la historia de la salvación, y llega a su plenitud en el misterio de la encarnación, muerte y resurrección del Hijo de Dios. Además, la palabra predicada por los apóstoles, obedeciendo al mandato de Jesús resucitado: «Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación» (Mc 16,15), es Palabra de Dios. Por tanto, la Palabra de Dios se transmite en la Tradición viva de la Iglesia. La Sagrada Escritura, el Antiguo y el Nuevo Testamento, es la Palabra de Dios atestiguada y divinamente inspirada. Todo esto nos ayuda a entender por qué en la Iglesia se venera tanto la Sagrada Escritura, aunque la fe cristiana no es una «religión del Libro»: el cristianismo es la «religión de la Palabra de Dios», no de «una palabra escrita y muda, sino del Verbo encarnado y vivo»” (#7).

 

Leemos el “Libro,” la Sagrada Escritura, para ser nutrido y luego seguir a él que es la Palabra eterna y viva y hecha carne, como dice el papa Francisco, Jesucristo es “el rostro de la misericordia del Padre. 

 

Ojalá que no pensemos en la Sagrada Escritura como letras muertas sino que descubrimos en ella pruebas de un amor eterno y que nos hacen creer cuanto Dios nos ama en las historias antiguas y en la entrega total de Jesucristo por nosotros. Ojala que la palabra que leemos y escuchamos sea una inspiración recordándonos de la obra de Dios en nuestra vida y que cumplamos con lo que está escrito por actuar según el ejemplo evangélico de Jesús.

 

Bendiciones y felicitaciones a todos/as los delegados de la Palabra trabajando en la mies del Señor en especial en los barrios y en las aldeas más retiradas. Que Jesucristo, el Verbo Divino les fortalezca para que sus esfuerzos hagan llegar la Buena Nueva a cada rincón de la ciudad y de la montaña y en el campo.

 

Paz y bien,

Padre fray Charles Johnson, OP
 


 

Para la información sobre cómo a darse de baja, suscriba y termine la

información sobre nuestros servicios vaya a http://www.preacherexchange.com

 

Semana 1 "Sr. Kathleen Maire  OSF"  <KathleenEMaire@gmail.com>

Semana 2 "fr. Carlos Salas, OP" <csalas@opsouth.org>

Semana 3 "Carmen Mele, OP"  <cmeleop@yahoo.com>

Semana 4 "Charlie Johnson, OP" <cjohnson@opsouth.org>

Semana 5 "Fr. Jorge Rativa, OP" <jrativa@opsouth.org>


Homilías Dominicales mailing list:

List Management: "Fr. John Boll, OP" <preacherexchange@att.net>


Homilías Dominicales Archivo
III DOMINGO II DOMINGO Bautismo del Señor Epifanía 2022 Lasagrada Familia IV ADVIENTO


HOME Contact Us Site Map St. Dominic

© Copyright 2005 - 2021 - Dominican Friars