Preacher

Exchange

Palabras para Domingo

Please support the mission of
the Dominican Friars.

Palabras para Domingo Archivo

HOME
FIRST IMPRESSIONS
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
General Intercessions
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Breath Of Ecology
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Preaching Essay
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

01.23.2022

Tercer Domingo ( C)

Nehemias 8: 2-4a, 5-6, 8-10

1 Corintios 12: 12-14, 27

Lucas 1, 1-4; 4: 14-21


 

En el mundo de hoy, parece que tenemos poca paciencia.  Nuestra atención dura poco tiempo.  Si algún predicador habla demasiado, quedamos distraídos, mirado la pulsera o haciendo planes para la tarde.  Estamos acostumbrados dedicar una hora el domingo para la misa, pero nos inquieta pensar en una celebración más larga.

 

Entonces nos parece increíble la lectura del libro de Nehemías, que dice que cuando el sacerdote Esdras leyó desde el amanecer hasta el mediodía, la gente estaba atenta, dando gracias a Dios y llorando de arrepentimiento.

 

Nos ayuda recordar que el pueblo recién había llegado de Babilonia donde pasaran setenta años.  Allá en su exilio, no tenían la libertad de seguir su religión.  Ahora, el sacerdote les interprete la ley de nuevo, asegurándoles que Dios está renovando su alianza con el pueblo.  Nehemías y Edras dicen estas bellas palabras, “Este es un día consagrado al Señor, nuestro Dios.  No estén ustedes tristes ni lloren.  Vayan a comer espléndidamente, tomen bebidas dulces y manden algo a los que nada tiene.  No estén tristes, porque celebrar al Señor es nuestra fuerza.”

 

Para los israelitas, la ley era un don de Dios.  Viviendo según sus preceptos, participaron en la alianza que Dios hizo con Moisés.  Tenían una relación con Dios que les tocó al corazón.  Estaban atentos, conmovidos por sentimientos de agradecimiento.  Con la seguridad del amor de Dios, la única respuesta era celebrar.

 

El Evangelio nos da un retrato de otra asamblea litúrgica.  Dice que Jesús, impulsado por el Espíritu, volvió a Galilea después de su tentación en el desierto.  El entró en la sinagoga donde estaba invitado a hacer la lectura.  Los asistentes le presentaran con el volumen del profeta Isaías.  Jesús mismo buscó el pasaje del profeta que explica que el Mesías vendría para curar, enseñar, y proclamar la presencia del Señor. 

 

San Lucas nos da una presentación dramática- Jesús recibe el volumen, busca el pasaje que explica que el Mesías vendrá con una misión de liberación.  Dondequiera que la vida humana esta empobrecida, encarcelada, despreciada, el Enviado de Dios vendrá con acción transformativa.  Las palabras del profeta hablan del futuro,  pero Jesús cambia todo cuando dice simplemente, “Hoy mismo se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír”.  Jesús se presenta como este Mesías, asustando a todos presentes.               

 

El mensaje para nosotros queda en la respuesta de la gente.  En el primer caso,  la gente escuchó con corazón abierto.  En el Evangelio, la gente quería aceptar solamente la parte que les gustó.  Esto veremos la semana que viene. 

 

¿Como escuchamos nosotros el mensaje de las Escrituras?  ¿Recibimos las palabras como signo de nuestra relación con Dios y abrimos el corazón a entender y practicar su sentido?

¿Conectamos el mensaje con nuestra vida diaria?  ¿“Escuchamos su desafío o pensamos que su desafío toca solamente a otros?

 

Creo que todos estamos aquí con buena voluntad.  Pero el fruto de nuestra asistencia tiene que demostrarse en la vida que llevamos fuera de la Iglesia. 

  


"Sr. Kathleen Maire, OSF"  <KathleenEMaire@gmail.com>


Palabras para Domingo Archivo
III DOMINGO II DOMINGO Bautismo del Señor Epifanía 2022 Lasagrada Familia IV ADVENT (C)


HOME Contact Us Site Map St. Dominic

© Copyright 2005 - 2021 - Dominican Friars